Libre

viernes, 29 de octubre de 2010

Hueso y estrella

Mide el hueso y apunta.
Libreta y bata, blancas y ceras.
Luz clara de la tarde
en las estancias quedas.
Polvo bajo las uñas,
amarillo en el cielo;
se vacían las cuencas;
el tiempo corre en relojes de arena.
Hace su tarea el gusano,
deshaciendo la carne en la tierra.
Arriba pican terrones
y hablan de la guerra.
Mañana gris, aire de la sierra.
El alba ha visto
mujeres llorando
monte arriba, en el bosque,
cerca del santo.
Barro húmedo y negro
sobre corazones tibios.
Los últimos latidos
los dieron bajo tierra.
En la noche tiemblan,
buscan los ojos una esperanza,
baten los corazones,
aguantan las tibias
el peso de la carne
que aventuran ya muerta.
Repara en que en el hueso ha prendido
la punta de una estrella.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Una foto y un comentario

Leo en La Vanguardia que mientras el Alcalde de Barcelona se encuentra paseando por uno de los barrios de la ciudad "un inmigrante está orinando por donde pasará el alcalde". La foto que publica el periódico muestra a una persona en una esquina de la entrada a una entidad bancaria que, efectivamente, parece que está orinando. A su lado, en el primer plano de la foto, el Alcalde de Barcelona.
Chocante, desde luego; pero mi pregunta es ¿cómo sabemos que es un inmigrante? ¿El periodista le ha preguntado, le ha pedido el NIE? Y aún en el caso de que fuera un inmigrante ¿es eso relevante para la noticia? ¿no es verdad que encontramos en la calle orinando a hombres (en mucha menor proporción, mujeres) de todos los orígenes nacionales, étnicos, sociales, profesionales... Si se diera el caso que el "orinador" fuera un seguidor del Barça ¿se indicaría "un seguidor del Barça está orinando por donde pasará el alcalde"? En el supuesto de que fuera un votante del PP (o del PSC,o de CiU o de cualquier otro partido) ¿se escribiría "un votante del PP (o del PSC o de CiU o de cualquier otro partido) está orinando por donde pasará el alcalde"?
A mi me choca tanto o más que se incluya en la noticia la palabra "inmigrante". No puedo dejar de pensar que no es gratuito, máxime cuando me ha sido imposible incluir un comentario en la noticia mostrando la perplejidad de la que aquí doy cuenta.

domingo, 10 de octubre de 2010

Una foto


Una foto. ¿Qué nos dice una foto? Es la foto de presentación de la candidatura del PSC en Tarragona para las próximas elecciones al Parlamento de Cataluña (y, lo siento, está cortada; se puede ver entera -aunque en pequeñito- en este otro sitio). Han optado por hacer la foto una calle. Resulta un tanto sorprendente, porque la realización de la foto exige haber cortado la calle (fijaros en la tarima en la que se coloca la segunda fila). ¿Es una calle sin circulación, hecha simplemente para disimular las cifras de paro o, por el contrario, se ha suspendido su circulación durante unos minutos para que los políticos puedan hacerse la foto? ¿No hubiera sido posible hacer la foto en un lugar en el que resultase menos evidente que los políticos estorban, que se encuentran ocupando el espacio público como si éste les perteneciera, incluso, si se me permite, que están ocupándolo con cierta prepotencia?

En cualquier caso, y dejando esto de lado, la puesta en escena es un tanto pobre. Quizás hubiera quedado mejor tomada desde un poco más abajo, sin que se llegaran a ver los camiones y las señales que dominan la parte de arriba de la imagen. Como elementos simbólicos nos encontramos con una señera colocada como si fuera un candidato más, uno más de la lista producida por el aparato del partido; y con dos cubos en los que se adivinan las siglas del PSC. Los cubos casi no se ven, están tapados por los candidatos y cortados en los márgenes de la foto, parecen piezas de attrezzo de ocasión.

Entre los candidatos creo que se diferencia bien quiénes saben que van a ser elegidos y lo que están de relleno. Los hay más puestos, vestidos de forma más cuidada, con expresión satisfecha y en algún caso orgullosa, y otros que parecen menos entusiasmados. Poner su nombre en la lista les ha valido esta foto con Montilla y, aunque sea en segunda fila, merece la pena levantar y girar la cabeza para poder salir en la foto. Al fin y al cabo quizás en un futuro se pueda pasar a la primera fila. Alguno está en actitud seria, casi asustada, parece que imbuido de la responsabilidad que debiera embargar a todo aquél que aspira a representar dignamente a sus conciudadanos. El mundo de la política es tan variado que incluso algunas personas de este último tipo encuentran sitio en las listas.

En fin, aquí están, el partido ha confiado en ellos para convencernos a nosotros, el pueblo soberano (los peces, como más acertadamente nos describía un socialista madrileño hace poco al hilo del proceso de primarias en el que se vio envuelto el PSM). Veremos si lo consiguen.

viernes, 8 de octubre de 2010

En el aeropuerto


If you wish to smoke, you are kindly requested to cut yourself your throat in order to avoid the public expenses of an executioner.