miércoles, 27 de octubre de 2010

Una foto y un comentario

Leo en La Vanguardia que mientras el Alcalde de Barcelona se encuentra paseando por uno de los barrios de la ciudad "un inmigrante está orinando por donde pasará el alcalde". La foto que publica el periódico muestra a una persona en una esquina de la entrada a una entidad bancaria que, efectivamente, parece que está orinando. A su lado, en el primer plano de la foto, el Alcalde de Barcelona.
Chocante, desde luego; pero mi pregunta es ¿cómo sabemos que es un inmigrante? ¿El periodista le ha preguntado, le ha pedido el NIE? Y aún en el caso de que fuera un inmigrante ¿es eso relevante para la noticia? ¿no es verdad que encontramos en la calle orinando a hombres (en mucha menor proporción, mujeres) de todos los orígenes nacionales, étnicos, sociales, profesionales... Si se diera el caso que el "orinador" fuera un seguidor del Barça ¿se indicaría "un seguidor del Barça está orinando por donde pasará el alcalde"? En el supuesto de que fuera un votante del PP (o del PSC,o de CiU o de cualquier otro partido) ¿se escribiría "un votante del PP (o del PSC o de CiU o de cualquier otro partido) está orinando por donde pasará el alcalde"?
A mi me choca tanto o más que se incluya en la noticia la palabra "inmigrante". No puedo dejar de pensar que no es gratuito, máxime cuando me ha sido imposible incluir un comentario en la noticia mostrando la perplejidad de la que aquí doy cuenta.

4 comentarios:

ADELFA MARTIN dijo...

¡¡que tristeza me da!!,con lo que se les querìa-y quiere, a los españoles en Amèrica y me refiero cuando fueron inmigrantes...(y eso, que siempre han habido algunos que quieren echar la culpa -generaciòn tras generaciòn de españoles por la conquista)pero claro eran otros tiempos, los de la España empobrecida... ¿tanto hemos cambiado los seres humanos?

abrazos

Jordi Morrós dijo...

Bravo por el comentario.

El periodista ha aplicado la siguiente ecuación "Piel oscura" = "Inmigrante"

Si no estamos atentos de aquí a cuatro días a los inmigrantes les harán llevar una estrella o cualquier otro distintivo como a los judíos en la Alemania nazi.

Y obviamente que el distintivo sólo servirá para que los esforzados y sufridos periodistas y agentes de la autoridad puedan realizar su trabajo de una forma más eficiente y segura y no tengan que pedirle el NIE al orinador de turno.

El mensaje profundo que encierra el adjetivo en el titular es realmente preocupante.

Rafael dijo...

Los seres humanos, por desgracia, querida Adelfa, somos siempre más o menos lo mismo; cambia el contexto, que hace que salga lo mejor o lo peor que llevamos dentro. Por eso creo que es importante cuidar el contexto, evitar que vaya calando un mensaje radicalmente equivocado sobre la inmigración.
Abrazos.

Rafael dijo...

Tienes toda la razón Jordi, podría parecer una exageración pero, por desgracia, no lo es. En realidad, como señalas, su piel ya es para algunos una cruz cosida; un distintivo, mucho más eficaz, además, ya que no puede cambiarse fácilmente.
Un abrazo