Castelldefels

Mas en Nueva York (11 de abril de 2015)

Artur Mas ha viajado hasta Nueva York para dar una conferencia en la universidad de Columbia. El voluntarioso Xavier Sala i Martin, profesor en esta universidad, explicaba que había invitado a sus alumnos a asistir y nos queda por saber si dicha asistencia contará o no para la nota final.
No es, probablemente, la agenda que hace un par de años calculaban que tendría a estas alturas el Presidente Mas en una visita a Estados Unidos. Cuando se hablaba de la internacionalización del conflicto quizás se contaba con que en el año 2015 quien le recibiera fuera el Secretario de Estado o una persona relevante del gabinete del presidente Obama. Es posible que los planes de los independentistas incluyeran una comparecencia conjunta con representantes de la administración de Estados Unidos en la que éstos, los norteamericanos, manifestaran su preocupación por la situación en España y expresaran sus deseos que se entablaran negociaciones entre el gobierno español y el catalán a fin de resolver el conflicto existente.
No era un escenario impensable, y si la semana pasada Mas tuvo que conformarse con una charla en la Universidad y no pudo disfrutar de una comparecencia en la que a su espalda se encontrara la bandera catalana y la de Estados Unidos no es porque no se haya intentado.
He de alegrarme (hemos de alegrarnos) de que no haya tenido éxito; pero reparemos en la contradicción de que tengamos que congratularnos del fracaso de nuestro presidente, precisamente porque su éxito supondría la destrucción del país. No es admisible que los conflictos internos se resuelvan en la arena internacional porque en ésta el fracaso de Mas (su ridículo) es el fracaso de España a la que Mas, como presidente que es de una Comunidad Autónoma, también representa.
La tensión secesionista, incluso fracasando, nos debilita.


No hay comentarios: