miércoles, 6 de enero de 2010

Política de verdad

Lo más inteligente en política que he oído o leído en los últimos años proviene de un amigo mío, militante de base de ERC, quien hace ya más de seis años, en el 2003, cuando aún se especulaba sobre si ERC pactaría con el PSC o con CiU, me aseguró que el pacto se haría con el PSC. Yo le pregunté que por qué y me dio la siguiente razón:
"Mira, nosotros somos independentistas, nuestro objetivo es poder convocar en un momento u otro un referendum por la independencia y ganarlo. Ahora no lo ganaríamos, y probablemente dentro de cinco años tampoco. Para poder ganarlo tenemos que ir sumando gente a esta causa. Los de CiU ya están en esta línea. Si ahora mismo les preguntas habrá simpatizantes o militantes de CiU que digan que si a la independencia, otros habrá que no; pero en su conjunto verían la independencia como positiva, al menos idealmente. Por eso si pactamos con CiU no ganamos nada de cara a nuestro objetivo último. En cambio, si pactamos con el PSC podemos intentar ir atrayéndolos también al independentismo. Poco a poco, no a todos de golpe; pero nosotros trabajamos a largo plazo porque nuestro objetivo es ambicioso. Si gobernamos con ellos una, dos, tres legislaturas habremos sumado gente al independentismo; o, al menos, habremos colocado a muchas personas más cerca de ser independentistas. Es por eso que pactaremos con el PSC".
Se me perdonarán las comillas, que son excesivas. Han pasado casi seis años, no tomé nota y fue una conversación de café; pero no se me ha olvidado. Es más, casi no pasa una semana en que leyendo las noticias, viendo la televisión o escuchando declaraciones más me convenza de lo ajustado, fino y acertado de aquel análisis.

11 comentarios:

emilio dijo...

Pues preguntale a tu amigo de mi parte si el proyecto de ERC aceptaría una constitución federal para españa.

Rafael dijo...

Hola Emilio,

no tengo falta de preguntarle. Me dirá que una Constitución federal es una buena idea... como paso previo a la independencia. ERC no renunciará a la independencia de Cataluña a cambio del estatus de Estado dentro de una federación. Si se estableciera una Constitución federal seguiría pidiéndose la independencia.
En Cataluña hay pocos federalistas (lo destacaba un artículo de El País de hace unos días). Sí que hay una diferencia entre los independentistas "moderados" (los que entienden que la independencia es un riesgo que aún no toca asumir) y los que estarían encantados con que la independencia se produjera mañana. También hay, por supuesto, mucha gente que no desea la independencia, ni para hoy ni para mañana; pero, como te digo, federalistas, los justos. Maragall es, probablemente, uno de ellos.

emilio dijo...

Bueno Rafa, haré ( a tí, no a tu amigo) de otra manera: Teniendo en cuenta lo que dices, una constiutción federal ¿sería una solución al modelo de estado español o tenemos que esperar con esta de brazos cruzados a que se cumplan los deseos de tu amigo?

Rafael dijo...

Hola Emilio,
está pendiente el tema de ver qué se quiere decir exactamente con una constitución federal. España, con la constitución actual, ya tiene un grado de descentralización mayor en algunos puntos que el que se tiene en Estados formalmente federales. Por ejemplo, en Alemania los Land no tienen competencia en materia de Derecho civil, y en España algunas Comunidades Autónomas sí la tienen, por ejemplo.
Sobre si sería una solución... primero hay que identificar el problema. Si el problema es que hay una parte significativa de la población en Cataluña y el País Vasco, y también en Navarra y Galicia, que aspiran a independizarse de España; ya te digo que con una constitución federal ese "problema" seguiría existiendo. Es decir, el avance en la descentralización no supondrá el fin de las reclamaciones de un mayor autogobierno. Se ha visto con la reforma del estatuto catalán. CiU y ERC han dicho que es un avance; pero no la solución final para la articulación de las relaciones entre el conjunto de España y Cataluña. Con una constitución federal pasaría lo mismo. Dirían que es un avance, pero no la solución final porque esa sigue siendo -para esos partidos- la independencia.
¿Se debe permanecer de brazos cruzados? Bueno, yo lo que veo es que los únicos que tienen un plan son quienes aspiran a la independencia, los que mantienen que España no debe desintegrarse no están haciendo nada -nada positivo, quiero decir- para avanzar en una mayor integración del Estado. La otra pregunta es qué se puede hacer. Yo creo que no todo pasa necesariamente por la reforma de la constitución; esto tiene que venir tras un consenso amplio que ahora no existe. Lo primero sería sentar las bases de una idea de España con la que estuvieran de acuerdo la inmensa mayoría de los españoles, lanzar un debate sobre las ventajas de un Estado fuerte y hablar con claridad de la situación que resultaría de una fragmenación del Estado.
Por resumir. Empezar ahora la reforma de la constitución en clave federal sería, entiendo, un error que provocaría la balcanización de España en menos de una década.

emilio dijo...

Lo primero que debo decir es que no tengo las ideas claras en este tema y que lo que viene a continuación son dudas y preguntas:
Yo no digo que haya que empezar AHORA la reforma de la constitución en clave federal.
Estoy de acuerdo en que sería necesaria una "campaña" de "sensibilización" que no tiene que ser de unos meses, sino más larga.
En definitiva, creo que hay que iniciar un debate sosegado antes de que nos pase lo de siempre, que nos damos de bruces con el problema en unas circunstancias adversas.
otro tema es que la constitución española empezó la casa por el tejado. Una constitución federal tiene que empezar la casa por los cimientos y los pilares. No sé si me explico...

Rafael dijo...

Hola Emilio, estoy plenamente de acuerdo con tu propuesta. Creo, además, que es necesaria. Necesitamos un debate serio y profundo sobre la estructura del Estado.
Desde el año 1978 han cambiado muchas cosas. Entre otras, la Constitución se hizo ANTES que el Estado autonómico. Mal podía la Constitución articular un modelo de estado que, entonces, era sólo un proyecto. En ese sentido la Constitución de 1978 es admirable, puesto que ha servido para construir una España completamente diferente a la existente entonces. Tengo un gran respeto por la Constitución de 1978 porque creo que fue más allá de lo posible en aquel momento. Es, desde luego, una gran constitución, tanto por su planteamiento político como por su factura técnica. Es más, dudo que hoy pudiera hacerse una constitución la mitad de buena; entre otras cosas porque la calidad jurídica ha bajado varios enteros en las últimas décadas.
Dicho esto, nada me gustaría más que se dieran las condiciones para una revisión profunda de la Constitución que, ahora sí, sirviera para articular lo ya existente, y no para construir desde la nada.
Pero para abrir el debate se necesitan ideas, propuestas concretas.
Un abrazo.

emilio dijo...

Lo que me temía, Rafa: metidos hasta las cejas en los problemas de la crisis ¿quién va a hablar ahora de reformar la constitución?
Ese debate queda postergado...para cuando salgamos de la crisis.
Pero sabes que pasará: que entonces puede ser demasiado tarde para abordar ciertos problemas con sosiego.
Me da la impresión de que, con la que está cayendo, la presión al constitucional por el Estatut ha pasado también a un segundo plano.
Un abrazo: emilio

Rafael dijo...

Hola Emilio, el tema del momento es la crisis, desde luego; quizás fuera bueno sacar ahora la sentencia, no sé, se me acaba de ocurrir al leer tu comentario.
La crisis es probable que siente en la Moncloa a Rajoy, incluso, quizás, con una "amplia" mayoría. Veremos entonces qué se hace con estos temas. Rajoy no es Aznar, y una vez dijo una frase que me hizo pensar: España es algo más que lo que piensan quince personas en Madrid. A lo mejor por ahí se empieza; pero hay mucho camino que recorrer.
Saludos.

emilio dijo...

Una cosa es lo que piense Rajoy y otra lo que le dejen hacer. Desde luego, en el tema constitucional, el pp no quiere hacer cambios de calado. Ni siquiera estoy seguro de que quiera cambiar la línea sucesoria masculina...

jpolinya dijo...

Hola Rafa, y Emilio. Como ocurre la mayor parte de las veces, cada uno partimos de nuestras propias premisas y adivinamos en el horizonte lo que ya hemos decidido previamente.

Creo que tienes razón, Rafa, cuando dices que el federalismo tampoco solucionaría nada.

Algunas veces he dicho que soy un independentista tranquilo, tanto más tranquilo cuanto más cerca supongo el objetivo último.

Porque, si Europa acaba consolidándose, y pese a todo lo hará (estos días estamos presenciando como a pesar de todas las reticencias, no dejarán -no dejaremos- caer a Grecia) ¿qué necesidad hay de pertenecer a Europa a través de un intermediario que tradicionalmente ha mostrado su dificultad para aceptar las diferencias?

Todos conocemos el refrán "Cada uno en su casa y Dios en la de todos"

Pues eso. El federalismo hubiera servido cuando Europa no existía como entidad supranacional. Ahora lo buscamos a nivel Europeo. Otra cosa sería "subfederalismo"

Salut

Rafael dijo...

Hola Julio, gusto verte por aquí. Tienes razón en que es difícil hacer un análisis objetivo. En estos temas es fácil caer en el "wishful thinking" o, también en lo que podríamos llamar "fearful thinking"; aunque en un sentido diferente al que le es propio, más bien como la exageración de las circunstancias que podrían impedir el cumplimiento de un deseo, sobre todo cuando se acerca la realización del mismo.
Tengo mis dudas con Europa. Mi análisis es el de que Europa es un instrumento al servicio de los Estados, y no hay elementos para pensar que esto va a cambiar. Esto implica que la influencia en Europa depende del tamaño del Estado que representa al ciudadano. España tiene cierta capacidad de influir en la agenda europea, Dinamarca, no; y Cataluña o el País Vasco no la tendrán. Francia, Alemania e Italia verán aumentada su capacidad de dirección en Europa y al resto nos tocará, simplemente, esperar acontecimientos.
Tampoco pasa nada, ser un protectorado no es tan malo; pero los futuros Estados Ibéricos Independientes no serán un protectorado de Europa (que no es un agente real en política exterior); casi seguro que Cataluña será un protectorado francés, el resto se me escapa.
Hola Emilio. Yo creo que si Rajoy gana unas elecciones le dejarán hacer bastantes cosas; pero no, desde luego, cambiar la estructura del Estado. Eso tiene que ser fruto de un amplio consenso (que no de un pacto, que es cosa distinta).
Saludos.