New York Times

viernes, 11 de noviembre de 2011

Hunger!

Hoy todos hablan de parálisis, crisis y recesión. Parece ser que Europa no crecerá según lo previsto, que la economía se estanca y que la disminución del PIB acecha. Tras año y medio de medidas de ajuste y restricción parece ser que la economía sigue sin funcionar; al revés, se encuentra cada vez más deprimida.
Qué casualidad que era esto mismo lo que predecían hace un año los "Economistas Aterrados" que se unieron para lanzar un manifiesto que era una advertencia: en épocas de crisis las políticas restrictivas son un suicidio. Enseguida se echaron sobre estos economistas los "ortodoxos" que mantienen que lo que sirvió en 1930 en Estados Unidos no serviría ahora y que lo mejor es continuar con la destrucción del Estado y del resto de las administraciones, la confianza ciega en los mercados y en que esto se arreglará por si solo sin intervención pública; los mismos ortodoxos que construyeron el contexto que permitió el desastre de 2008, la crisis de los activos tóxicos y el descontrol de los mercados de deuda.
En fin ¿seguiremos por la senda equivocada? Mucho me temo que sí, nuestros "líderes" no parece que sepan encontrar otro camino. Así el futuro que nos espera no es muy halagüeño que digamos.

Habrá que revisar el vídeo que se puede ver en este enlace:

1 comentario:

jpolinya dijo...

Y eso que parecía que habíamos aprendido algo de la crisis.

Seguimos creyéndonos, a pies juntillas, todas las falacias de la escuela de Chicago y los Friedman Boys.