Antifascistas

viernes, 12 de octubre de 2012

Españolizar, catalanizar y todo lo contrario

Tenía el otro día un debate interesante en facebook a cuento de las palabras del Sr. Wert sobre la españolización de los niños catalanes y todo lo que se montó a raíz de ello. Mi planteamiento era el de que lo mejor sería que ni se españolizara ni se catalanizara, sino que se enseñara con objetividad y se desarrollara en los niños la capacidad crítica y el respeto a todas las opiniones. Alguien señaló que quien dijera que en Cataluña se adoctrinaba a los niños insultaba a todos los maestros catalanes que buscaban la mejor formación de los alumnos, etc. A eso yo respondía con la cita literal de unos fragmentos de un libro de lengua catalana usado en la enseñanza pública de Cataluña que, a mi modesto entender, si que podían indicar que un cierto nivel de adoctrinamiento (literalmente, inculcar determinadas ideas o creencias) era observable en la educación que se impartía en las escuelas e institutos de Catalunya (aquí pueden leerse algunos fragmentos de ese libro, que fueron objeto de una entrada en este blog hace dos años).
Me sorprendió que se me negara en redondo que tal adoctrinamiento existiera. Entiendo que existen argumentos para justificarlo (aunque yo no los comparta); pero negarlo me parece que roza el ridículo, máxime cuando, además, se han transcrito párrafos entrecomillados que no pueden ser considerados más que como un intento de transmitir una determinada idea o creencia a los alumnos sin crear las condiciones para que tal idea pueda ser rebatida y sin presentar puntos de vista alternativos a la idea que se pretende inculcar. Se puede decir que el adoctrinamiento forma parte de todo sistema educativo, que lo utiliza para fortalecer la identidad nacional de los individuos; se puede decir que es una respuesta proporcionada al adoctrinamiento sufrido durante los cuarenta años de franquismo y aún antes durante los siglos de imposición de la cultura castellana. Se pueden decir muchas cosas, pero negar que existe el adoctrinamiento es negar la evidencia.
Si hubiera dudas creo que este vídeo publicado en La Vanguardia debería disiparlas. La imagen de unos adolescentes con la señera como mantel sobre su pupitre en un día en el que acuden a clase para hacer patente su no españolidad; el acto en el que se supone que es gimnasio o equivalente del centro con una bandera independentista en lugar preponderante y las declaraciones de los profesores o maestros desmarcándose de las palabras de un Ministro del Gobierno de España y organizando un manifiesto que firman los alumnos no sé en que forma pueden ser valoradas como algo diferente a adocrinamiento. El hecho de que la iniciativa parta de los alumnos en nada empece esta conclusión, pues el centro es evidente que la apoya y la valora positivamente, lo que solamente puede suceder si se enmarca en el ideario del mismo. Uno de los profesores habla explícitamente de la agresión que sienten los alumnos en su catalanización (son palabras textuales, compruébese en el vídeo) y mantiene que tienen razón.



Catalanización, sí; españolización, no. Catalanizar, españolizar. Mejor haríamos en formarlos de verdad, en educarlos, en enseñarles que en todo debate hay varias perspectivas y que no es que todas tengan parte de razón (a veces esto no sucede, hay alguna que está totalmente equivocada); pero sí que todas deben ser comprendidas y entendidas, porque nada sucede por casualidad.

5 comentarios:

Neus dijo...

Tienes toda la razón del mundo. De esto mismo hablaba yo hoy con un par de amigas. Soy catalana de nacimiento, de padres andaluces, y he nacido y vivido aquí desde siempre, mis queridos 20 años. Soy feliz y quiero a mi tierra (cataluña y España, una como región otra como país) pero no puedo negar, bajo ningún concepto, que no se me haya adoctrinado.
Me hicieron estudiar HISTORIA DE CATALUÑA, GEOGRAFIA DE CATALUÑA, LITERATURA DE CATALUÑA... y muchas otras cosas, que no estaría mal si también me hubieran enseñado la de España, cosa que muchas veces es incexistente. Además, obviamente, que tergiversan la realidad: El reino de Cataluña o Catalanoaragonés; la guerra de Cataluña contra España (cuando fue una guerra entre Carlistas y Felipistas, y no entre naciones) y mil cosas más que rondan la tontería... una pena que ellos manejen y la gente en lugar de ser crítico y aprender, se deje aborregear y se preocupen de la "autodeterminación" y no de la mierda de gobierno que ha hecho Mas en 2 años.

Rafael Arenas García dijo...

Hola Neus, gracias por pasarte y comentar. Lo cierto es que solamente tengo informaciones parciales sobre este tema y estoy muy interesado; por eso agradezco especialmente tu testimonio. Si tuviera un poco de tiempo me dedicaría a mirar los libros de texto e intentaría hablar con más gente. Saludos

Anónimo dijo...

Hola, Rafael. Un plaer llegir-te, com sempre. He llegit els fragments del llibre de text que has transcrit (en un post de fa dos anys). La redacció és millorable, certament, i, segons el meu parer (modest i discutible), hi ha dues inexactituds. Es parla d'una consciència nacional basada en l'idioma: això és sobrer, i tant: la consciència nacional es pot basar en la llengua i en altres coses també.

Pel que fa al "suport unànime" a la immersió lingüística, això també és inexacte: caldria parlar d'"ampli suport".

Ara, la resta d'afirmacions em semblen correctes (vull dir, veritats objectives). Que la manca d'un estat propi ha fet anar el català a mal borràs, és una veritat com un temple. ¿Que dir-ho així pot sonar políticament incorrecte a orelles d'algú? Què vols que t'hi digui... jo sempre defensaré la veritat. En tot cas, falten exemples i arguments.

Que la precarietat de la llengua catalana en alguns àmbits té molt a veure amb la subordinació política dels Països Catalans, això és una altra obvietat. Si a algú li incomoda, mala sort. (I, si de cas, que demostri que no és cert.)

Quan una veritat és clara com l'aigua, s'ha de dir i escriure. I si és discutible, també s'ha de dir (i potser escriure) però presentant-la com el que és: discutible. Per exemple, jo explico a classe que no em crec que Joanot Martorell sigui l'autor del Tirant lo Blanc, que penso que fou Roís de Corella, i argumento per què és que no m'ho crec. Però això no puc pas demostrar-ho, i per tant que cadascú pensi el que vulgui. Quan faig això és quan més consciència tinc d'EDUCAR de debò.

Dius que els fragments que has transcrit són exemples d'adoctrinament. Home... doncs una miqueta sí, perquè la redacció que ens presentes és un pèl tendenciosa. Jo també penso que els alumnes no s'han d'espanyolitzar ni tampoc catalanitzar: se'ls ha de formar com a persones lliures i crítiques. Però l'escola ha d'estar arrelada. L'escola catalana ha de mirar el món amb ulls catalans, així com l'escola danesa mira el món amb ulls danesos.

M'has fet pensar en els professors d'història d'un institut d'Eivissa on vaig treballar: ells explicaven als alumnes que la Guerra de Successió i els decrets de Nova Planta van ser factors de "modernització", i que van obrir les portes de la Il•lustració a "tota Espanya". Ja ho veus, posats a ser tendenciosos, ells ens guanyen per golejada.

I per acabar, dos mots per a la Neus. Nina, és normal, just i necessari que, estant a Catalunya, estudiïs Història, Geografia i Literatura catalanes. I no em crec que, a més, no t'hagin ensenyat Història i Geografia d’Espanya, d'Europa i del món, i Literatura espanyola també. Em sembla que et falla la memòria. Et convé menjar cues de pansa.

Joan Calsapeu

manipulador de alimentos dijo...

No cambiamos. Lo más natural, que cual decida lo suyo, se ha desnaturalizado de la forma más artificial...

Rafael Arenas García dijo...

Hola Joan, moltes gràcies pel teu comentari, tan assenyat com sempre. Penso que estem d'acord amb tot o en gairebé tot. Hem de distinguir entre adoctrinament i, como dius, "mirar el món amb ulls catalans". Penso que això s'haria de completar també amb una mirada espanyola i europea. Catalunya no està tota sola al món. És part d'un Estat i d'una comunitat més ample que és Europa. Aquestes perspectives han de ser-hi també a l'educació dels nens i joves de Catalunya. I estic completament d'acord en que sembrar dubtes (raonables) és el millor que pot fer un professor. I m'ha deixat intrigat el tema de l'autoria del Tirant lo Blanch. Ho miraré. Gràcies i salutacions