Castelldefels

domingo, 7 de septiembre de 2008

Bélgica

Pues sí que ha acabado bien para Massa el Gran Premio de Bélgica. Gana la carrera, le endosa cuatro puntos a Hamilton y, sobre todo, elimina a Raikkonen de la lucha por el título. En el comentario al Gran Premio de Europa decía que sería suicida para Ferrari mantener la lucha entre sus dos pilotos. Tras el resultado de Spa no creo que existan dudas acerca de la necesidad de que Raikkonen se sacrifique por Massa en las cinco carreras que quedan. Ahora el brasileño está a tan solo dos puntos de Hamilton, mientras que al finlandés le separan diecinueve puntos del británico. Bien es cierto que con cinco carreras aún por disputarse una diferencia de diecinueve puntos no es insalvable; pero es claro que la escudería debería apostar por el piloto que tiene más posibilidades, el que se encuentra a un mero tiro de piedra de Hamilton.

Queda por ver si Raikkonen asume este papel de escudero. Debería, ya que aún recordamos el favor que le hizo Massa el año pasado dejándole pasar en Brasil para que fuera campeón del mundo; pero, claro, el campeonato del mundo de Fórmula 1 no es un colmado donde te fían o un club de intercambio de favores. Quizás el finlandés se rebele... lo sabremos en los próximos grandes premios, el primero de ellos en Italia, precisamente ¿Será un chico obediente Raikkonen y aceptará correr con la estrategia que favorezca en mayor medida a su compañero, dejándole pasar en caso necesario? A mi me parece que a pesar de que Raikkonen le debe a su compañero un favor muy grande, no será fácil que admita correr para algo diferente de su propia victoria. Tal como ya he comentado en otras ocasiones Kimi parece un tipo muy especial, un piloto rapidísimo y poco calculador. Hoy hemos visto cómo en la pelea pierde la prudencia; y todavía recuerdo aquél Gran Premio en Alemania (no sé si era el Gran Premio de Alemania o el Gran Premio de Europa) en el año 2005 cuando reventó una rueda en la última vuelta. Estaba enfaenado en una lucha con Alonso y prefirió arriesgarse al reventón a entrar y cambiar la goma, que es lo que tocaba hacer. En fin, con estos antecedentes no me lo imagino ralentizando el ritmo cuando Massa entre en boxes, al estilo de Barrichello en los buenos tiempos de Schumacher.

Quien más favorecido puede salir de una hipotética "rebelión" de Raikkonen es Hamilton. Si los dos Ferrari van al unísono pueden hacerle mucho daño, porque él, por su parte, no parece que vaya a encontrar gran ayuda en Kovalainen. Hamilton es, sin duda, un grandísimo piloto. Hoy lo ha vuelto a demostrar manteniendo la cabeza fría durante cuarenta vueltas y atacando justo en el momento en el que tenía que hacerlo: cuando empezó a llover. Además lleva un coche excelente. A estas alturas todos los equipos excepto los dos que están luchando por el título parecen encontrarse más centrados en el desarrollo del coche del año que viene, por lo que será difícil que los cuatro primeros no sean en cada carrera los Ferrari o McLaren, salvo accidente o jugada afortunada tipo la que llevó a Piquet al segundo puesto en el Gran Premio de Alemania.

En estas condiciones Hamilton puede centrarse en batir a los Ferrari y nos encontraremos con carreras interesantes, tanto en la estrategia como en el desarrollo. Ahora bien, yo sigo creyendo que aquí Ferrari tiene ventaja. Es cierto que en Bélgica los coches estaban igualados; pero no hay que perder de vista que las temperaturas eran muy bajas, y que parece ser que los Ferrari necesitan algo más de calor, lo que probablemente se encuentren en Italia, Singapur y Brasil. Además, Ferrari gestiona mejor estas situaciones que McLaren. A lo mejor los británicos han aprendido de sus errores pasados y este año nos sorprenden; pero, como digo, mi apuesta es Ferrari.

Veremos.

No hay comentarios: