New York Times

viernes, 27 de marzo de 2009

Se abre el telón

En unas pocas horas comenzará la competición. Con el inicio de la calificación para el Gran Premio de Australia se descubrirán ya casi todas las cartas y sabremos a qué atenernos respecto a los que nos espera en el Mundial de Fórmula 1 de este año.
Por lo pronto, parece que será un Campeonato muy diferente al del año pasado. En el 2008 la lucha por el título fue un diálogo entre Ferrari y McLaren, ganando al final quien menos mal lo hizo. Se demostró que para ganar el Campeonato es importante que en el equipo se tenga claro quién es el líder. El año pasado ganó McLaren, que tenía claro quién era el jefe, y en el 2007 este mismo equipo lo perdió por la lucha entre sus dos pilotos. Los dos campeonatos de Alonso se cimentaron en su indiscutible liderazgo en Renault y qué vamos a descubrir ahora sobre los Mundiales que ganó para Ferrari Schumacher.
Este año las cosas serán, con toda probabilidad, distintas. Los cambios en la reglamentación parece que, finalmente, han traído la igualdad entre los equipos, con el añadido de que las distintas interpretaciones del reglamento en relación al tema del difusor han permitido que, de momento, se coloquen como dominadores equipos con los que hasta hace dos meses no se contaba.
Se me puede decir que todavía no se ha disputado una sóla carrera y que, por tanto, es pronto para hablar de equipos dominadores; pero apuesto a que Brawn, Toyota y Williams estarán arriba en este comienzo de temporada. No tenían nada que perder y arriesgaron con el tema del difusor. La FIA les da la razón de momento y esto obligará al resto de equipos a copiar el diseño de aquéllos, lo que, previsiblemente, hasta que las carreras lleguen a Europa McLaren, Ferrari y Renault estarán por detrás o, como mucho, a la par que estos otros equipos.
Tengo la impresión de aquí la FIA está jugando con el reglamento para igualar el campeonato. Es decir, si el difusor revolucionario fuera cosa de Ferrari o McLaren lo hubieran declarado ilegal; con la decisión de mantenerlo la FIA favorece a los equipos "modestos" (aunque en presupuesto Toyota no lo sea en absoluto) para incrementar el espectáculo. A mediados de temporada la ventaja que ahora tienen Brawn, Williams o Toyota se habrá disipado, pero esto garantiza un campeonato emocionante hasta el final.
Por otro lado está el tema del KERS. Los equipos que mejor están yendo no equiparán el KERS en estas primeras carreras, lo que podría suponer una ventaja para Renault, Ferrari y McLaren en el momento de la salida. Quizá nos encontremos el domingo con que Alonso, Massa y Hamilton, situados en la mitad del pelotón, remontan en la primera vuelta gracias al KERS, con lo que la carrera puede resultar tremendamente emocionante.
En fin, son especulaciones. Mañana empezaremos a saber de verdad dónde está cada uno, aunque después de los ensayos de hoy, viernes, ya se puede adelantar que los favoritos de hace dos meses tendrán que luchar para salir por delante de la tercera línea. En la calificación las diferencias se reducirán respecto a los entrenamientos, pero no me extrañaría nada que la pole se la disputaran Barrichello, Button, Trulli y Rosberg. Quedan pocas horas para salir de dudas.



No hay comentarios: